Quercus coccifera

L.
 

Género: Quercus

Coscoja; coscoll, garric (cat.); abaritza (eusk.); carrasco (port.).

 

Quercus coccifera

Imágenes de Quercus coccifera
  1. Quercus coccifera

    Ramillas con hojas e inflorescencias masculinas
  2. Quercus coccifera

    Fruto (bellota) y hojas de margen dentado
  3. Quercus coccifera

    Hojas. Haz (izq.) y envés (der.).
  4. Quercus coccifera

    Detalle del fruto con las brácteas pinchudas de la cúpula
  5. Quercus coccifera

    Ejemplar de porte arbustivo elevado.

Aunque puede alcanzar la talla arbórea, que se puede observar en algunas localidades de la Serra de Arrábida en Portugal o en algunos enclaves de Sierra Morena, generalmente se presenta con porte arbustivo. La corteza de las ramas es lisa y grisácea y la de las ramillas finas glabra. Se reconoce  por sus hojas coriáceas, semejantes en forma, tamaño y consistencia a las espinosas de la encina, pero completamente lampiñas y de color verde brillante por el envés, y con el borde generalmente provisto de dientes más punzantes (aunque en los ejemplares arbóreos mencionados suelen ser menos pinchudas de lo habitual).
La floración tiene lugar en primavera. Las bellotas maduran durante el otoño, tras de uno o dos años de desarrollo. La cúpula de la bellota suele presentar las brácteas de las filas inferiores agudas y curvadas hacia fuera, a diferencia de la encina, que las tiene aplicadas.

Distribución

La coscoja aparece con más frecuencia en la mitad oriental de la Península, también en Baleares.

Habita en zonas de clima mediterráneo, tolerando periodos de aridez de varios meses y regímenes de temperatura de templados a moderadamente fríos; tanto en suelos  calcáreos como silíceos, e incluso yesosos. Desde el nivel del mar hasta poco mas de 1000 m en las montañas mediterráneas.

 

Observaciones

Con esta especie se asocia una cochinilla que desecada, da lugar a un colorante rojizo empleado en tintorería. No debe confundirse con algunas agallas que aparecen en las hojas y que también presentan un color rojo brillante.
Aunque la leña que produce es muy buena, pero se emplea poco con este fin ya que los ejemplares de gran tamaño son escasos.
Esta especie, que habitualmente encontramos con aspecto arbustivo, es un constituyente de la vegetación cerrada e impenetrable que recibe el nombre de “mancha" o "maquis”.