Carpinus betulus

L.
 

Género: Carpinus

Carpe; xarma (eusk.).

 

Carpinus betulus

Imágenes de Carpinus betulus
  1. Carpinus betulus

    Hojas y frutos.
  2. Carpinus betulus

  3. Carpinus betulus

    Yemas
  4. Carpinus betulus

    Hojas alternas de margen dentado-aserrado y frutos con brácteas trilobuladas
  5. Carpinus betulus

    Hojas otoñales.
  6. Carpinus betulus

    Amentos
  7. Carpinus betulus

    Frutos con su bráctea.
  8. Carpinus betulus

    Grupos de frutos colgantes.
  9. Carpinus betulus

    Carpinus betulus. Amentos.
  10. Carpinus betulus

    Borde y ápice de la hoja.
  11. Carpinus betulus

    Hojas y fruto
  12. Carpinus betulus

    Detalle de los frutos provistos de brácteas trilobuladas

El carpe es quizá nuestro árbol menos frecuente en estado silvestre. Puede alcanzar una talla de hasta 25 m. Hojas de hasta 10 cm de longitud, caducas, simples y pecioladas, entre ovadas y lanceoladas, de margen doblemente serrado y color verde oscuro, sobre todo por el haz. Tienen numerosos nervios secundarios regularmente repartidos y casi perfectamente paralelos entre sí, que llevan mechoncillos de pelos blancos en las axilas por el envés.
Flores unisexuales, aunque cada ejemplar lleva de ambos sexos. Las masculinas, pequeñas y poco vistosas, reunidas en amentos amarillos con tintes rojizos. Las femeninas también en amentos; cada una de ellas provista de una característica bráctea que continúa su desarrollo con la maduración de los frutos, de modo que finalmente se pueden observar racimos colgantes de frutos secos, nuececillas, parcialmente alojados en la base de una bráctea trífida, con el lóbulo central más largo que los laterales (parece la huella de algunos dinosaurios), que acaba secándose y tomando color amarillento antes de la dispersión.

Distribución

Es especie bastante común en Europa pero, como ya hemos dicho, su distribución en España es muy restringida. Se limita a la presencia de algunos ejemplares en el pirineo navarro, en el alto valle del Bidasoa, cerca de la frontera con Francia. En cambio, es muy utilizado como ornamental, plantado en calles, parques y jardincillos, etc. En su localidad española, el terreno es calizo y bien regado, pero el árbol tolera también los suelos neutros o levemente ácidos.

Observaciones

Su escasez en España hace que no sea explotado. No obstante, la madera es de buena calidad y con ella se hacen piezas de ebanistería, tacos de billar, parquet, y también tableros de virutas y pasta de papel.