Acer monspessulanum

L.
 

Género: Acer

Arce duro, durón; auró negre, uró (cat.); eihar frantsesa (eusk.); zêlha (port.).

 

Acer monspessulanum

Imágenes de Acer monspessulanum
  1. Acer monspessulanum

    Detalle de las disámaras
  2. Acer monspessulanum

    Acer monspessulanum. Hoja y frutos.
  3. Acer monspessulanum

    Aspecto de las hojas en otoño
  4. Acer monspessulanum

    Hojas trolobuladas.
  5. Acer monspessulanum

    Ejemplar de gran porte en El Escorial (Madrid).
  6. Acer monspessulanum

    Yemas.
  7. Acer monspessulanum

    Brote primaveral con flores.
  8. Acer monspessulanum

    Hojas trilobuladas
  9. Acer monspessulanum

    Hojas trilobuladas y disámaras

Arbolillo de hasta 10-15 m. Hojas con pecíolo más largo que el limbo, que está constituido por 3 lóbulos, de margen liso, glabro, más oscuro por el haz . Presentan consistencia algo coriácea y en otoño toman colores muy llamativos, amarillos o rojos. Flores pequeñas, agrupadas en racimos péndulos, de tonos amarillento-verdoso, unisexuales o hermafroditas. Los frutos maduran en otoño; las alas de las sámaras son casi paralelas o forman un ángulo muy cerrado; de tonos rojizos a pardos en la madurez.

Distribución

Aparece en buena parte de las áreas montañosas de la Península, con más abundancia en la mitad oriental. Ausente en las Islas Baleares. Ampliamente distribuida por toda la región mediterránea, más escasa hacia el centro de Europa.

Tolera un cierto grado de aridez, pero necesita suelos relativamente frescos. Soporta bien los fríos invernales y las altas temperaturas estivales. Habita igualmente en suelos calizos o silíceos, con frecuencia muy pedregosos. Prefiere los lugares soleados, desde el nivel del mar hasta los 1600 m.

Observaciones

Tiene buena madera, pero no se suele emplear por la escasez de ejemplares de gran tamaño. Los colores otoñales de su follaje hacen de esta especie un árbol muy indicado para parques y jardines, aunque se cultiva con poca frecuencia. En ramas bajas, pueden aparecer hojas con 5 lóbulos por lo que se ha confundido con A. campestre, del que se distingue claramente por sus frutos.